VIDEOS

..............................

Establezco un punto aparte en donde una planta se convierte en mi razón.

Así comienza mi proyecto.

Existe un exterior, lo que esta fuera, fuera de mí, fuera de mi balcón, la ajenidad; todo en este mundo es extraño o se encuentra por fuera de nosotros.

Con el tiempo vamos haciendo lazos que nos permiten soñar y funcionar, los lazos que creamos, se vuelven distantes, nos ubican lejos el uno del otro; como si sabríamos que esta ajenidad va a ser traicionada, burlada, permanecemos ahí…

Considerando este grado cero en el que me siento, determino que como no puedo dar fe de nada, decido en un intento, plantar una planta; manteniendo con ella una historia secreta hoy relevada, y así puedo comprobar que hay algo que existe. Me habla de estar viva porque crece cada día y porque la riego y cuido para que esto suceda.

El agua es lo que puedo darle, el sol, la luz el aire hacen el resto. Para ella soy el agua que bebe y la que le dio vida, o la que decidió que debía nacer.

En el momento de plantarla me transporto a ese momento originario, primario...

 

 

Cuando pienso en una obra me siento sin poder para darle cuerpo, como en un vacío, un silencio, una zona de riesgo que en  vez de llevarme a la acción me deja inmóvil, como un punto. Mi planta se vuelve ese punto.

Cansada de mi misma decido actuar aceptando que gran parte de mis sensaciones se perderán entonces planto, un acto hogareño pero no por eso sencillo (para nada inocente), se convierte en mi obra y esta flor me hace creer en el mundo.

No hay más que pensar, porque hacerlo estropearía este acto de verificación, y no haría más que seguir engañándonos.

Pensar no siempre me llevó a comprender.

Una foto cada día. El sol, el viento, la lluvia, el aire, yo, hacen que cada mirada hacia esta planta sea la primera. Este ritual se convierte en un acontecimiento. La planta irrumpe con sus hojas cada día, y yo estoy ahí ansiosa, expectante, esperándola.

 Mi planta es un punto, ese momento de fin y principio, de silencio que espera ser quebrado; como un pequeño universo, seguro, firme, contundente, circular. Puede convertirse en una señal imperceptible o en todo mi universo.

Y eso es lo que les presento, mi planta como un universo.

Lo único que pueden ver de ella son fotos, un video… ni siquiera pueden saber si es real o no, entonces esto se convierte en una cuestión de confianza, de entrega. Deben creer que la planté, la vi crecer y que esto es cierto. Pero nunca podrán saber hasta que punto esto fue suficiente para mí.

 

Las pinturas del año 2006 acompañan el proyecto como testigos de un largo proceso de observación y registro de este acontecimiento en el que la flor buscó el camino para salir de la oscuridad hacia la luz. La semilla  se deshace de su cáscara  protectora y empieza a moverse.

 

 

                                                                                                                                                                      Gisele Bliman 2006

Verificación

de un instante

En el principio creo dios los cielos y la tierra

y la tierra estaba desordenada y vacía y las

tinieblas estaban sobre la faz  del abismo y el

espíritu  de dios se movía  sobre la faz de las

aguas. ( Antiguo testamento, libro  génesis )